Contra el dolor de espalda

Para que estos factores no afecten sobremanera la espalda, es preciso tener presentes algunos métodos o técnicas de prevención. Los más eficaces son:

 

  • Dormir de costado o boca arriba: la columna debe descansar al igual que la mente y el resto del cuerpo durante las 8 horas en las que se duerme. Esto quiere decir que tampoco ha de soportar el peso con una postura incómoda o inapropiada. Los expertos recomiendan dormir en posición fetal (de costado y con las rodillas hacia el 

pecho, con cabeza y cuello alineados con la columna). No dormir boca abajo porque modifica la curvatura de la columna y obliga al cuello a estar girado hacia uno de los hombros.

  • Hacer abdominales: no sólo para lucir un vientre plano para el verano, sino también para que el tono muscular esté más desarrollado y fuerte para prevenir futuros dolores en la espalda. Los ejercicios más recomendables en estos casos son Pilates, natación y yoga. A su vez, se aconseja caminar entre media y una hora al día a paso ligero, utilizar un buen calzado deportivo y hacer abdominales 5 minutos al día.

 

  • Usar colchón y almohadas adecuados: son un factor vital en la salud de la espalda y deben respetar su curvatura natural. Cuando compramos una almohada nueva, necesitamos hasta dos semanas para adaptarnos a ella. Si el colchón es flexible y suave mejorará la postura y permitirá que la sangre circule mejor.

  • Eliminar el estrés: muchos de los problemas físicos que padecemos en la actualidad se deben al estrés y los nervios. También influye en el estado de ánimo. Por ejemplo, casi el 70% de las personas con depresión tienen dolores musculares en la espalda o cuello.

  • Prestar atención a las posturas: el entorno laboral es el principal factor desencadenante del dolor lumbar o cervical. Ya sea estar sentado todo el día frente a un PC o hacer esfuerzos físicos levantando objetos. En el movimiento más básico como es bajar una carpeta de un estante o agacharse a levantar un papel del suelo podemos estar resintiendo nuestra espalda. Si eres mujer, ten cuidado con los tacones, porque provocan mucha molestia. El cuerpo se inclina hacia adelante para caminar y los discos lumbares hacen más esfuerzo que el necesario.

Remedios naturales para el dolor de espalda

  • Realizar masajes de alcohol con romero (colocar dos ramitas en un frasco con alcohol y dejar macerar al menos 7 días) en el área afectada en forma de friegas circulares haciendo presión.

  • Crear una almohadilla de castañas de india frescas molidas y aplicar en la zona donde duele (es una especie de cojín que se confecciona con un poco de tela, agua e hilo).

  • Hervir 1 litro de agua con dos cucharadas de hojas de salvia por 10 minutos. Dejar enfriar, colar y beber 3 veces por día.

  • En una botella de vidrio con tapa colocar flores frescas de manzanilla y aceite de oliva.

  • Dejar al sol bien tapado por 2 semanas y luego colocar en el refrigerador para usar cuando se tenga dolor. Para aplicar, entibiar un poco y frotar en la piel en el área con molestias.

  • Colocar en la batidora la pulpa de un aguacate con 1 cucharada de semillas de eucalipto y una medida de ron. Mezclar hasta crear una pasta compacta y aplicar en la espalda con masajes circulares y suaves.