Cortisol la hormona del estrés 

Cuando nos enfrentamos a un situación que nos resulta estresante, nuestro cuerpo responde liberando hormonas. Una de estas hormonas es el cortisol, conocida popularmente como "la hormona del estrés"

Esta hormona esteroidea es producida en la glándulas suprarrenal y se libera cuando nos encontramos en una situación que nuestro cuerpo identifica como amenazante o desafiante, es lo que conocemos como la primera fase del estrés o fase de alarma. 

Ante esta situación de alarma, nuestro cerebro envía señales a las glándulas adrenales (suprarrenales) para que liberen el cortisol. Una vez se activa este proceso, el organismo comienza a liberar glucosa haciendo que los niveles de ésta en sangre aumenten y puedan enviar grandes cantidades de energía a los músculos. Por esta razón logramos movimientos que nos asombran. 

Pero....A continuación se produce una parálisis de las funciones anabólicas hasta que la situación puntual de estrés es resuelta y todo nuestro organismo vuelve a la normalidad. 

¿Qué ocurre cuando la situación estresante se prolonga?

Si la situación que nos ha generado estrés no cesa y continúa por tiempo prolongado, se generará en nuestro organismo una gran cantidad de cortisol, siendo perjudicial para la salid. Entre complicaciones que puede generar se encuentran la diabetes, un aumento de presión arterial, la supresión del sistema inmunológico e incluso la disminución de la formación ósea, pero la sensación de haber estado en una buena parranda (cruda) y sensaciones inexplicables de dolor, angustia, fatiga o un sin número de estragos que hace en cada organismo de manera diferente. 

 

Con un análisis de sangre especializado en la medición de esta hormona, podemos conocer la cantidad de cortisol que poseemos en nuestro organismo. 

Una alimentación sana y equilibrada es esencial para una salud fuerte. Hay ciertos alimentos que ayudan a reducir los niveles de cortisol de nuestro organismo como aquellos ricos en:

Vitamina B5 como: 

  • Las almendras 

  • El salmón 

  • La leche 

Los ricos en Triptófano, entre los que se encuentran la: 

  • Soja

  • Carne

  • Huevos

  • Entre otros.

 

Los ricos en Fenilamina como: 

  • El pollo 

  • El brócoli

  • La alcachofa 

Por lo contrario, la cafeína sintetizada o tratada en bebidas artificiales, al tabaco, el alcohol y el potasio excesivo deben eliminarse de nuestra rutina si queremos controlar los niveles de cortisol.

Nat. Master Juan Carlos Lozada López